Primavera.

La belleza de la primavera acompaña las sagradas formas de la madre naturaleza que nos obsequia con los atardeceres más bellos que jamás hayas contemplado.

No importa lo lejano que te halles del orígen, pues cuanto más lejos, más cerca estás, pues no hay mayor verdad que el acontecer de las estaciones. La primavera siempre llega, y con ella, las flores, los largos atardeceres, los enamorados besándose en el parque, la brisa del cálido viento y la fragancia de las flores que envuelve tus sentidos.

Nunca olvides que parar el tiempo es contemplar ese bello atardecer cada vez que lo deseas en el lugar más mágico que puedas imaginar, porque la magia está en el lugar dónde los silencios se convierten en besos. Y el verdadero poder existe allí donde eres capaz de detener el tiempo y curvarlo haciendo que dos puntos distantes se junten como si se plegara una simple hoja de papel.

Son tus emociones las que deciden curvar el espacio y parar el tiempo. Incluso puedes ver cómo las gaviotas se paran a tu regazo para demostrarte que lo que digo es cierto.

Y como siempre te lo explico con una bella composición mía al piano.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s