Amarás por encima de todas las cosas.

No existe mayor emoción que la de un niño cuando sabe que su padre vendrá a recogerle ese fin de semana. El niño espera, hace la maleta y cuenta los minutos, los segundos e incluso convierte en espera la sutil templanza de los adultos que se retrasan.

No existe mayor emoción la de unos hijos que se desatan en preguntas cuando se trata de recibir a su papi.

En ese mundo no existen ni los impedimentos, ni los dineros ,ni los trabajos, ni las excusas. Los niños esperan a su papi y cuentan las horas, los minutos y los segundos.

Y cuando llega el momento, ese abrazo te remueve el alma, porque es brutal, sincero y profundo. Ese ….”Papi, eres muy guapo”, te desgarra, y al tiempo te recuerda que eres un pedacito de sus vidas.

Muchos han olvidado esa energía y han priorizado otras cuestiones…..

Pero se equivocan. Se equivocan aquellos que piensan que los argumentos racionales pueden más que la energía de la vida misma. Y sí. No quiero dejar de emocionarme. Y sí. No quiero dejar de besar a mis niños y verles crecer, y decirme…Papi…Eres Guapo. Muy Guapo. Porque cuando me dicen eso con sus maletas en la mano, lloro y me emociono. Y sí. Tal vez eso sea lo más parecido a la Plenitud, porque cuando un padre siente el orgullo de las emociones puras de sus hijos tiene un tesoro de incalculable valor.

Y yo lo tengo. Ciertamente…Lo tengo.

Y como siempre os comparto mis emociones con mi piano y con la incomparable voz de Amel.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s